¿África crece?

Un crecimiento del 5% durante este 2014. Números que ha vaticinado el Banco Africano de Desarrollo, aunque con reservas. El continente africano no es nada homogéneo y no es posible generalizar en sus condiciones económicas. Los inversores extranjeros están muy interesados en las materias primas que ofrecen y otros organismos como el Fondo Monetario Internacional coinciden en que la tendencia en algunos países es de desarrollarse de forma importante en los próximos años.

En los últimos ocho años, Mozambique, Etiopía o Ghana, son ejemplos de la buena tendencia económica y su Producto Interior Bruto ha aumentado una media del 9%. Gabón, Burkina Faso o Costa de Marfil, según los cálculos del FMI, lo harán al 6% cada año. Sin embargo, la inestabilidad a nivel político y social, en algunos casos, deja las cuentas nacionales y la población en mala situación para continuar con el buen momento.

La zona norte del continente es la más recomendada por las instituciones para la inversión (pero hay que contar con el conflicto árabe, que dificulta las cosas en Egipto o Libia) y también el sur. La ventaja de estos últimos es que se han estudiado como casos exitosos en cuanto a crecimiento. El problema: el tamaño de sus economías no es grande.

La crisis europea también ha dejado su rastro en África porque las aportaciones (parte fundamental de los presupuestos de las economías africanas) que hacían los países al continente han caído, al igual que los préstamos de instituciones internacionales. Esto no ha significado un gran impedimento para que consigan financiación de otro tipo. En la actualidad, algunos están presentes en los mercados financieros como los demás y venden eurobonos. De hecho, los países situados debajo del Sáhara (menos Sudáfrica que tiene más experiencia en esta opción de lograr beneficios) en 2013 tenían previsto colocar deuda por valor de 5.000 millones de euros.

Además, hay ejemplos que prueban que se financian más barato ya que los Estados pagan menos intereses por las participaciones de la deuda nacional. Nigeria, con los bonos a diez años, gastó menos que Portugal en una subasta de verano de 2013. Porcentajes bueno también consiguió Ruanda o Ghana.

Después de los países asiáticos que más se están desarrollando en la actualidad, África es la siguiente región que da más pasos para avanzar económicamente. El consumo interno va despertando y exige proyectos que cubran sus necesidades (de ahí que los inversores del extranjero se multipliquen).

Desde la delegación española del Banco de Desarrollo Africano han recomendado a los empresarios nacionales que piensen en África como una región donde poder rentabilizar los proyectos, teniendo en cuenta que la competencia por la atracción que genera es importante, lo aconsejable es que un grupo de compañías se una para llevar a cabo las grandes infraestructuras que necesitan en ciertas zonas. La potabilización y el transporte de agua es uno de los trabajos en los que más están invirtiendo los países africanos.